CAMPA FISIOTERAPIA ha sido un sueño, una meta que ha ido creciendo a medida que mi interés y formación en el mundo de la fisioterapia crecían, pero una meta sin un plan, es sólo un deseo y yo tenía un plan…

Poco después de poner por primera vez un pie en la Universidad de Oviedo para estudiar Fisioterapia, empecé a conocer y descubrir las historias de los pacientes con dolor crónico. Podía ver como cambiaban sus vidas a causa del dolor que padecían, podía sentir sus miedos y quería poder resolver sus constantes preguntas: ¿por qué me está pasando esto a mí?, ¿cuándo se irá este dolor?, si hago ejercicio, ¿me dolerá más?, ¿por qué la medicación no me alivia?, ¿este dolor será para siempre?…

Mi inquietud comenzó a crecer y no podía parar mis ganas de investigar y saber más y más, de buscar los tratamientos más efectivos y eficaces, de modular ese dolor y de intentar mejorar su calidad de vida porque fue ahí cuando comprendí que todos aquellos pacientes y todos aquellos miedos podían mostrarme uno de los mejores libros de texto que iba a encontrar.

Comencé mi especialización en Terapia Manual Ortopédica, dolor crónico y disfunciones cráneo-mandibulares y mis viajes con escala en Madrid fueron mi pasatiempo y rutina de los fines de semana hasta el punto de llegar a parecer una más en la plantilla de Iberia.

En Madrid tuve el honor y la suerte de conocer a un equipo de fisioterapia con grandes profesionales no sólo clínicos sino también investigadores. Sus clases iban más allá de un “le duele el cuello y le voy a dar un masaje”, (masaje, masajista… muchos de vosotros ya sabéis que es la eterna discusión con compañeros y pacientes. Los fisios no sólo somos masajistas), en sus clases nos intentaban explicar el por qué del dolor, cuáles eran las técnicas más adecuadas para qué patologías, la importancia de realizar una buena historia clínica de nuestros pacientes, de realizar un razonamiento clínico, de plantear unos objetivos, estudiar e investigar cuáles son las mejores técnicas que hay en la evidencia científica y, lo más importante: escuchar a nuestros pacientes, sus expectativas, sus miedos y objetivos y hacerles en todo momento partícipes de su tratamiento porque, además de tratar la patología hay que tratar a la persona que la padece y todas son diferentes.

Gracias a todos los profesionales que he ido conociendo a lo largo del camino, a la continua búsqueda de los tipos y del por qué del dolor, a la necesidad/curiosidad por encontrar tratamientos más efectivos para mis pacientes y como no, a la ayuda de todos mis seres queridos, hoy puedo decir que CAMPA FISIOTERAPIA ya no es un sueño, es una realidad.

En nuestro centro encontraréis un trato personalizado, donde estudiaremos vuestra patología, disfunción y/o dolor exhaustivamente y realizaremos un tratamiento conjunto. Porque nuestros pacientes siempre forman parte activa del proceso, para aliviar el dolor, recuperar la movilidad y, en definitiva, mejorar vuestra calidad de vida

GRACIAS POR CONFIAR EN NOSOTROS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *