La punción seca es un método terapeutico practicado en todo el mundo por especialistas de la salud.

Se utiliza como tratamiento en los puntos gatillos miofasciales (la banda tensa del músculo o como comúnmente se conoce “el nudo”) con el fin de disminuir el dolor y  aumentar el rango de movimiento de la articulación afectada o bien el movimiento anomalo de la misma.

Consiste  en “pinchar” directamente sobre el punto doloroso con la ayuda de una aguja muy fina (se utilizan agujas similares a las de acupuntura tradicional).

Tratamiento muy efectivo en dolores cervicales de origen miofascial según la bibliografia actual.